Empezar a conversar: La campaña de SENDA para prevenir el consumo de drogas en adolescentes

conversar.jpgConocer y educarnos sobre los peligros y consecuencias del consumo de drogas y alcohol es fundamental para poder conversar sobre ellas.

Sabemos que conversar con tus hijos sobre drogas o alcohol no es fácil, pero al mantener una comunicación constante con ellos- sobre estos y otros temas en general- fortalece su autoestima y autocuidado. Así lograremos que nuestros hijos e hijas tomen buenas decisiones.

Pero también es importante conocer y educarnos acerca de los peligros del consumo de drogas y alcohol. Informarnos sobre esto es fundamental para poder conversar sobre ellas.

Principales drogas a las que pueden estar expuestos nuestros hijos

Marihuana

  • Provoca alteraciones en la percepción de la realidad, disminuye la coordinación motora y la capacidad de reacción, lo que aumenta la probabilidad de accidentes.
  • Altera la memoria, el razonamiento y el pensamiento lógico.
  • En algunos casos, puede producir confusión, alteración del juicio y alucinaciones.
  • Puede generar episodios de angustia, cambios en el estado de ánimo, alteración de las relaciones interpersonales y dificultad para la resolución de problemas.
  • El consumo prolongado puede causar “síndrome amotivacional”, que se traduce en falta de interés para realizar actividades, proyectos y fomentar las relaciones personales.
  • Su uso prolongado puede causar alteración de las hormonas sexuales, pues disminuye la cantidad de espermatozoides en el hombre y trastorna el ciclo menstrual de la mujer.
  • Fumar marihuana provoca los mismos efectos que el tabaco sobre los pulmones, originando mayores probabilidades de desarrollar enfermedades respiratorias (bronquitis, asma y cáncer).
  • Puede aumentar el ritmo cardíaco, lo que facilita la manifestación de dolencias cardiovasculares.

Tabaco

  • Existen una serie de enfermedades directamente relacionadas con el tabaquismo, como el cáncer de pulmón, la bronquitis, el enfisema pulmonar y los problemas cardiovasculares.
  • Por causa del efecto de la nicotina, se favorece la aparición de enfermedades como la gastritis crónica (dos veces más frecuente en fumadores que en no fumadores), la úlcera gastroduodenal y la esofagitis por reflujo.
  • Como padres debemos dar un buen ejemplo. Si nuestros hijos nos ven fumando aprenderán este comportamiento. No es conveniente que abusemos del consumo.
  • Debemos ser críticos ante la publicidad de tabaco que aparece en los medios de comunicación y enseñar a nuestros hijos a verla de manera constructiva, sin caer en los mitos que ésta genera.
  • Dialogar con los hijos y mantener conversaciones claras y sin tabúes, es una buena forma de prevenir el consumo futuro o los problemas derivados de éste.
  • Enseñar a nuestros hijos a tratar con respeto a las personas con adicción al tabaco y que sepan que es un problema que se puede tratar, e incluso animarles a ayudarlas.
  • Nunca debemos animar a los niños a beber alcohol o simularlo, aunque sea en un momento puntual con algún motivo festivo o intencionado.
  • Tampoco ser permisivos y dejar pasar los episodios de consumo, en vez de dialogar con los hijos.
  • Consumir tabaco habitualmente en casa.

Pasta base

  • Al actuar sobre el sistema nervioso provoca hiperactividad, confusión y puede ocasionar deterioro o daño neurológico progresivo, ya sea por sus efectos directos como por la acción de los productos químicos utilizados para aumentar la dosis.
  • La pasta base origina una baja de peso significativa y problemas de absorción intestinal de los alimentos.
  • Además, al ser fumada provoca problemas respiratorios tales como asma, bronquitis e infecciones.
  • El consumo de pasta base se caracteriza por la breve euforia inicial y la fuerte necesidad de aumentar la frecuencia y dosis,como una manera de evitar el síndrome de privación (falta de la sustancia).
  • Su uso prolongado altera el estado de ánimo y genera angustia, irritabilidad y depresión.

Inhalables

  • Son sustancias líquidas o volátiles que desprenden vapores que son aspirados por la nariz o la boca.
  • Se trata de elementos químicos, por lo tanto, de alta toxicidad.
  • Las sustancias que más se usan como inhalables son la parafina, bencina, aerosoles, gas y pinturas, como así también disolventes y pegamentos.
  • El uso de inhalables es muy tóxico para el organismo y puede provocar daño permanente al sistema nervioso central. Su consumo puede generar dependencia física y psíquica.
  • Si se mezclan con alcohol u otras drogas aumentan el riesgo de alucinaciones y alteraciones de la conducta, lo que puede llevar a caídas y lesiones graves.
  • Cuando el consumo es habitual, sus consecuencias pueden ser crónicas como daño al corazón, hígado, pulmones y riñones.
  • Inmediatamente después del uso pueden presentarse convulsiones o muerte súbita por arritmia, fallas cardíacas o asfixia.

Alcohol

  • El alcohol tiene efecto sedante, porque es un depresor del sistema nervioso central.
  • Disminuye los reflejos y la capacidad de reaccionar ante situaciones imprevistas. También, reduce las capacidades de coordinación y concentración necesarias para manejar, por lo que aumenta el riesgo de accidentes de tránsito.
  • Como padres debemos dar un buen ejemplo. Si nuestros hijos nos ven consumiendo alcohol aprenderán este comportamiento. No es conveniente que abusemos del consumo.
  • Debemos ser críticos ante la publicidad de bebidas alcohólicas que aparece en los medios de comunicación y enseñar a nuestros hijos a verla de manera constructiva, sin caer en los mitos que ésta genera.
  • Debemos enseñar a nuestros hijos a solucionar los problemas que surjan de forma adecuada y que no vean el consumo como una forma de resolverlos u olvidarlos.
  • Dialogar con los hijos y mantener conversaciones claras y sin tabúes, es una buena forma de prevenir el consumo futuro o los problemas derivados de éste.
  • Enseñar a nuestros hijos a tratar con respeto a las personas con consumo problemático de alcohol y que sepan que es un problema que se puede tratar, e incluso animarles a ayudarlas.

Cocaína

  • Es un estimulante del sistema nervioso central y habitualmente se consume aspirándola por la nariz.
  • Por sus efectos, tiende a ser utilizada por personas que buscan activarse y mantenerse despiertas o en alerta por muchas horas.
  • La cocaína puede tener distintos grados de pureza, lo que conlleva el riesgo de ser muy tóxica para el organismo.
  • Suele consumirse para “nivelarse” o estabilizar el organismo.

Psicofármacos

  • Son recetados para tratamientos médicos y bajo supervisión profesional por tiempos imitados, sin que traigan mayores consecuencias.
  • Sin embargo, el riesgo aumenta cuando las personas se automedican, provocando trastornos del sueño, irritabilidad, crisis de pánico, depresiones.
  • Los síntomas más fáciles de detectar por parte de amigos, familiares o compañeros de trabajo son el aislamiento, los cambios de actitud o de humor, dejar de realizar actividades habituales, la pérdida o deterioro de las relaciones sociales o problemas en el trabajo.

Para mayor información entra al sitio de la campaña de SENDA

1412 → Fono Drogas y Alcohol

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar